Edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas: Estudio

La Iglesia del Señor Jesucristo, la cual compró con su sangre (1 Corintios 6:20), es un edificio del Señor que va creciendo a medida que Cristo es formado en cada uno de los miembros de su localidad, la iglesia como candelero tiene un objetivo el cual es crecer hasta llegar a una estatura, hasta la estatura de la plenitud de Cristo.

Es por esto, que el Apóstol Pablo escribió a la iglesia de Efeso que es necesario como hijos de Dios, ser edificados, es decir, que debemos crecer sobre un fundamento, por tanto, en este artículo estudiaremos el significado de la declaración de Efesios 2:20

La Biblia dice que los creyentes deben ser edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas. Esto significa que la Iglesia debe estar sobre el fundamento que es Cristo y debe sobreedificar cada día en la fe del hijo de Dios hasta que Cristo sea formado en nosotros.

Te puede interesar: En el mundo tendréis aflicción: Estudio Bíblico y significado

Explicación de Efesios 2:20

La Biblia es muy clara al decir que la Iglesia del Señor debe ser edificada según el fundamentos de los Apóstoles, aquellas personas que fueron elegidas y llamadas por Dios de manera extraordinaria, los cuales recibieron y registraron la revelación especial de Dios bajo la inspiración y guía del Espíritu Santo.

Fue el apóstol Pablo quien escribió en su Carta a los Efesios que los redimidos debes ser «edificados sobre el fundamento de los apóstoles y los profetas, siendo Cristo Jesús mismo la piedra angular.» (Efesios 2:20).

Efesios 2:20 Edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas

Es interesante saber que en el contexto inmediato de esta declaración, el apóstol Pablo habla de la Iglesia utilizando tres analogías.

1. La iglesia es un solo pueblo o nación

En primer lugar, habla de la Iglesia como nación: «Por lo tanto, ustedes ya no son extraños ni extranjeros, sino conciudadanos de los santos…» (Efesios 2:19). La Iglesia es la nación de Dios que reúne, en un solo pueblo, a judíos y gentiles.

En la antigua dispensación, la revelación especial de Dios fue confiada a la nación de Israel, mientras que los gentiles eran «ajenos a los pactos de la promesa» (Efesios 2:12).

Los gentiles estaban lejos; eran extranjeros y forasteros sin los mismos derechos que los ciudadanos de Israel. Pero la obra redentora de Cristo derribó el muro de separación y reunió a los que estaban lejos, uniendo a todos los elegidos de Dios en un solo pueblo.

2. Los redimidos son hijos de Dios

En segundo lugar, Pablo habla de la Iglesia como una familia, diciendo que los creyentes son «miembros de la casa de Dios» (Efesios 2:19). Está claro que la analogía avanza en este punto. Los creyentes no son solo ciudadanos de una nación, sino que son miembros de la propia familia de Dios. Por los méritos de Cristo los redimidos han sido hechos hijos de Dios.

3. La iglesia es un edificio edificado en la vida de cada creyente

En tercer lugar, el apóstol habla de la Iglesia como un edificio, más exactamente como un santuario.

Dice que la Iglesia, edificada sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, que tiene como piedra angular a Cristo mismo, es el templo en el que Dios habita en el Espíritu (Efesios 2:20-22).

Vea aquí: ¿Qué significa: Aunque ande en valle de sombra de muerte?

¿Cuál es el fundamento de los apóstoles y los profetas?

Cuando Pablo escribe que somos «edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas», enseguida complementa diciendo que la piedra angular de este fundamento construido no puede ser otra que el propio Cristo.

Los apóstoles y los profetas, en el ejercicio de sus cargos, eran los representantes de Dios y de su palabra ante los hombres. Eran embajadores designados por Dios que daban testimonio de Cristo y comunicaban la doctrina de la Iglesia.

Por lo tanto, en un sentido secundario, Pablo los llama «el fundamento», pero no que haya habido algún mérito en ellos para esto, ya que todo el mérito es propiamente acreditado sólo a Cristo, la Piedra Angular que pone el fundamento y establece todo el edificio.

Por lo tanto, esto está en armonía con la enseñanza bíblica de que, en un sentido primario, el único fundamento de la Iglesia es Cristo mismo (1 Corintios 3:11). Pero, es a partir de ese fundamento, ahora necesitamos edificar sobre ese fundamento o base y crecer en el conocimiento de Dios y en la formación de Cristo en nosotros.

Vea también: ¿Cuáles son los frutos del Espíritu Santo?

Edificados sobre la base de los apóstoles y profetas: ¿quiénes son estas personas?

A quién se refiere Pablo cuando escribe: «edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas». En cuanto a los apóstoles de Cristo, es evidente que no hay dudas sobre su identidad. Eran los hombres divinamente elegidos a los que Cristo mismo confió la dirección de su Iglesia.

Así que las discusiones se centran en la identidad de los profetas. Hay muchas interpretaciones al respecto, pero entre todas ellas dos son las principales.

Los profetas son los del Antiguo Testamento

El primero considera que al hablar de la fundación de los apóstoles y profetas, Pablo tenía en mente a los profetas del Antiguo Testamento. En ese sentido eran, en el Antiguo Testamento, la contrapartida de los apóstoles en el Nuevo Testamento.

En la antigua dispensación eran los profetas quienes recibían, comunicaban y registraban la revelación especial de Dios; mientras que en la nueva dispensación esta tarea recayó en los apóstoles. Por lo tanto, los apóstoles del Nuevo Testamento ocuparon naturalmente el lugar de los profetas del Antiguo Testamento.

Una objeción que se plantea a menudo contra esta interpretación se basa en la secuencia que utiliza Pablo al mencionar primero a los apóstoles y luego a los profetas.

Cronológicamente lo correcto sería hablar primero de los profetas y luego de los apóstoles. Sin embargo, Pablo no siempre se preocupa por la secuencia cronológica en su narración. En otro lugar, el mismo apóstol escribe que los judíos «mataron al Señor Jesús y a sus propios profetas» (1 Tesalonicenses 2:15).

Pablo aquí coloca la persecución de los profetas (que cronológicamente fue anterior a la persecución de Cristo) después de la persecución de Cristo.

Vea aquí: ¿Por qué Abraham es el padre de la fe?

Los profetas son hombres del Nuevo Testamento y de la Iglesia Primitiva

La segunda interpretación dice que estos profetas son los profetas del Nuevo Testamento que fueron especialmente comisionados para ejercer un ministerio local en la Iglesia primitiva.

En una época en la que la Escritura aún no estaba completa, estos profetas transmitieron, interpretaron y aplicaron la revelación especial de Dios a la Iglesia (Efesios 4:11; Hechos 15:32; 21:9-11; 1 Corintios 14:3).

La objeción más común a esta interpretación es precisamente el hecho de que los apóstoles son los equivalentes neotestamentarios de los profetas del Antiguo Testamento.

Vea también: ¿Qué significa un poco de levadura leuda toda la masa?

La Iglesia, un edificio que va creciendo para ser un templo santo

En los tiempos del Antiguo Testamento, Dios ordenó que se construyera un santuario que sirviera de lugar de encuentro especial entre Dios y su pueblo.

Así que primero se construyó un Tabernáculo en la época de Moisés. Luego, en la época del rey Salomón, el Tabernáculo de reunión dio paso a un gran templo en Jerusalén.

Tanto el Tabernáculo como el templo de Jerusalén tenían un santuario interior, es decir, un lugar secreto y más íntimo donde la presencia de Dios se manifestaba de manera especial. Este lugar se llamaba el lugar santísimo y albergaba el Arca del Pacto.

Una vez vino Cristo, el templo de Jerusalén quedó obsoleto. Por eso el apóstol Juan escribe: «el Verbo se hizo hombre y habitó entre nosotros. Y hemos contemplado su gloria, la gloria que corresponde al Hijo unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad.» (Juan 1:14).

Así, mediante su obra redentora, Cristo no sólo se convirtió en la morada de Dios con su pueblo, sino que hizo posible que los propios redimidos fueran, en unión con él, el templo donde Dios habita ahora en el Espíritu.

Esto lo confirma el apóstol Pablo en Hechos 17:24, al decir que Dios ahora no habita en templos hechos por manos humanas, como incluso hoy en día algunos hermanos en Cristo lo creen, sino que el Señor habita en el interior de cada creyente.

Para profundizar sobre el fundamento de los apóstoles y la edificación de la Iglesia, te recomendamos la siguiente enseñanza.

Te puede interesar:

Filipenses 4:13 Explicación Todo lo puedo en Cristo

El versículo que vamos a estudiar en el presente artículo es uno de los más famosos en toda la Biblia, ...
Leer Más
2 Corintios 12 9 Explicación Bástate mi gracia

2 Corintios 12:9 Explicación Bástate mi gracia

Cuando estudiamos la vida del apóstol Pablo, observamos que fue un instrumento usado por Dios de maneras sobrenaturales, pero que ...
Leer Más
Cuándo nació Jesús según la Biblia fue en navidad

¿Cuándo nació Jesús según la Biblia, fue en navidad?

La fecha exacta del nacimiento de Jesús es algo que siempre suscita debates e investigaciones y por lo general, el ...
Leer Más
Puede el cristiano tener un árbol de Navidad

¿Puede el cristiano tener un árbol de Navidad?

El árbol de Navidad con luces y adornos se convierte en la temporada de fin de año en la pieza ...
Leer Más
Cuál es el significado de la Navidad según la Biblia

¿Cuál es el significado de la Navidad según la Biblia?

La reconocida celebración de la Navidad es como todos lo saben, una fiesta celebrada el 25 de diciembre todos los ...
Leer Más
Deben los cristianos celebrar la Navidad

¿Debe el cristiano celebrar la Navidad?

Celebrar o no la navidad es un tema que genera bastantes diferencias entre los creyentes especialmente en nuestra actualidad debido ...
Leer Más
Hola! 😃 Gracia y Paz del Señor.

Puedes suscribirte a nuestro boletín para recibir actualizaciones sobre nuestros últimos artículos bíblicos.