¿Cuáles son los frutos del Espíritu Santo?

Para la mayoría de creyente es claro aceptar, que cuando recibió a Cristo en su corazón y nació de nuevo, el Espíritu Santo llegó a su vida. Sin embargo, en ese mismo momento, aún sus pasiones de la carne seguian intactas, es decir, sus deseos y pasiones eran las mismas.

Esto es algo que debe estar claro para todos los hijos de Dios, los cuales antes de conocer a Cristo estabamos llenos de los frutos de la carne. Pero, cuando decidimos hacer la voluntad de Dios y morir a nuestra antigua vida, el Espíritu Santo, empezo a transformar todo nuestro ser desde el interior, por tanto veamos qué es el fruto del Espíritu y cuál es su significado e implicación en la vida de los seguidores de Cristo.

La Biblia declara que el fruto del Espíritu Santo es amor, alegría, paz, paciencia, amabilidad, bondad, fidelidad, humildad y dominio propio, y que no hay ninguna ley que condene estas cosas, sino que todo cristiano debe procurar practicar cada uno de ellos.

Vea también: ¿Qué significa: No constristéis el Espíritu Santo?

¿Qué es el fruto del Espíritu?

El fruto del Espíritu es una serie de virtudes producidas por el Espíritu Santo en la vida de los que han sido hechos nuevas criaturas. Es decir, es un conjunto de facultades que debe practicar todos los hijos de Dios.

Cuáles son los frutos del Espíritu Santo Gálatas 5:22-23

Este fruto se traduce en una conducta de vida íntegra y conforme a la voluntad de Dios. El fruto del Espíritu Santo es descrito por el apóstol Pablo en Gálatas 5:22-23.

Contexto de la frase el fruto del Espíritu es

Antes de que el Apóstol Pablo hablara del fruto del Espíritu, habló de los peligros de las obras de la carne (Galatas 5:19-21). Estas obras son una lista de prácticas pecaminosas y terribles que llevan a la destrucción, derivadas de la naturaleza del hombre.

El fruto del Espíritu se menciona dentro de un capítulo en el que Pablo da cuenta de la libertad que hay en Cristo. Y subrayó que el juicio de la Ley no es capaz de hacer que uno viva según la voluntad de Dios, sino que sólo a través del Espíritu Santo el hombre es capaz de vivir una vida agradable al Señor.

El trasfondo de las enseñanzas del capítulo 5 de Gálatas es la intensa lucha entre la carne y el Espíritu. El Espíritu aborrece los deseos de la carne, y la carne, a su vez, rechaza las cosas a las que nos conduce el Espíritu. Así, el fruto del Espíritu es el bien que nos hace superar el mal. Es el resultado natural de una vida nueva, una vida regenerada, una vida que refleja el nuevo nacimiento, la vida en el Espíritu.

También es importante no confundir el fruto del Espíritu con los dones especiales que el Espíritu Santo concede a algunas personas y que deben ser utilizados en el servicio de la Iglesia de Cristo.

Vea aquí: Versículos que muestran que Dios está contigo

¿Por qué «el fruto del Espíritu» y no «los frutos del Espíritu»?

Es muy importante observar la declaración del apóstol, él habla del fruto de manera singular, es decir, el dijo el «fruto del Espíritu», en lugar del plural, los «frutos del espíritu». Sin embargo, cuando observamos la lista anterior, utiliza el plural, «las obras de la carne».

Se han hecho muchas especulaciones para intentar explicar por qué es así. Una de las mejores interpretaciones es que, a diferencia de las obras de la carne, el fruto del Espíritu es una unidad. Esto significa que todas las habilitaciones pertenecen a una fruta, y esa fruta representa las manzanas del candelero.

Relacionado: ¿Qué es el candelero en la Biblia?

No somos nosotros los que producimos este fruto, sino el Espíritu Santo el que lo produce en nosotros. Lo hace de manera que una virtud está directamente vinculada a otra. Por tanto, estas virtudes son indivisibles y juntas forman «el fruto». Piensa que cada virtud es un brote de la misma fruta.

Además, se puede entender cuando comprendemos que el amor es la base de todas las demás virtudes mencionadas. Si no hay amor, es imposible tener la verdadera alegría, la paz, la paciencia, la amabilidad, la bondad, la fidelidad, la humildad y el dominio propio. Podemos decir que el fruto del Espíritu es el amor, seguido necesariamente por las otras ocho preciosas virtudes mencionadas.

Otros los grandes hombres de Dios, que usó un ejemplo similar en su predicación fue el profeta Juan el Bautista, que subrayó que el verdadero arrepentimiento produce un fruto visible de cambio de comportamiento (Mateo 3:8; Lucas 3:8).

Vea también: ¿Quién fue el Apóstol Juan en la Biblia?

La descripción del fruto del Espíritu

Como ya hemos dicho, inmediatamente después de describir las obras de la carne, el apóstol Pablo describió el fruto del Espíritu. El apóstol presentó la siguiente relación representativa como fruto del Espíritu:

Amor

El amor es la base de todas las demás virtudes (1 Corintios 13; Efesios 5:2; Colosenses 3:14). En el mismo capítulo 5 de Gálatas, Pablo ya había destacado la importancia y la necesidad del amor en la vida de los verdaderos cristianos (Gálatas 5:6,13).

Pablo no fue el único en subrayar la prioridad del amor en la vida de los santos. El apóstol Juan escribió que «el que no ama no conoce a Dios» (1 Juan 4:8; cf. 3:14; 4:19). El apóstol Pedro también destacó este principio en su primera epístola (1 Pedro 4:8). Por supuesto, todo esto refleja la enseñanza de Jesús mismo, donde Él personalmente enseñó que Sus discípulos serían conocidos por su amor demostrado (Juan 13:34-35).

Vea también: ¿Qué es el amor de Dios?

Alegría o Gozo

La alegría es una consecuencia directa del amor. No se trata de una alegría o gozo superficial, ni siquiera significa la ausencia de aflicciones y dificultades. Esta alegría es la que el apóstol Pedro escribió que es «indescriptible y gloriosa» (1 Pedro 1:8).

Esta alegría es también la que sintió el apóstol Pablo cuando dijo: «tristes, pero siempre alegres» (2 Corintios 6:10). La alegría producida por el Espíritu Santo en nosotros nos hace alegrarnos incluso ante el dolor, porque somos capaces de comprender que todas las cosas cooperan para el bien de los que aman a Dios (Romanos 8:28).

Vea aquí: ¿Qué es un devocional cristiano?

Paz

En el libro de los Salmos aprendemos que quien ama la Ley de Dios posee una gran paz (Salmos 119:165; 29:11; 37:11; 85:8). Esta paz, fruto del amor, es la marca de un corazón sereno; es una tranquilidad que sólo experimentan verdaderamente los que están justificados por la fe (Romanos 5:1).

Cuando alcanzamos esta paz, inevitablemente deseamos compartirla, para que otros también la tengan (Mateo 5:9). Es a través de la cruz de Cristo que tenemos la verdadera paz hoy.

Paciencia

La paciencia es una de las mayores características de los regenerados, la cual nos preserva de los típicos arrebatos de ira tan comunes en las obras de la carne (Gálatas 5:20). La paciencia como fruto del Espíritu Santo se basa en la confianza de que Dios cumplirá sus promesas. Esta certeza no nos permite caer en la desesperación (2 Timoteo 4:2,8; Hebreos 6:12).

Si quieres profundizar en el fruto del Espíritu Santo, aquí te recomendamos una gran reflexión sobre la paciencia en el contexto del fruto que debe dar el cristiano.

Amabilidad o Benignidad

Sabemos que nuestro Dios manifiesta su bondad (Romanos 2:4; 11:22; cf. Salmo 136:1). En el ministerio del Señor Jesús narrado en los Evangelios, podemos percibir claramente esa bondad mostrada por Él hacia los pecadores (Marcos 10:13-16).

Como consecuencia directa del amor, se nos exhorta a mostrar bondad. Esto significa que no debemos causar dolor a nadie (Mateo 5:43-48;).

Bondad

La bondad puede traducirse como la generosidad presente en el corazón y expresada en las acciones de quienes son guiados por el Espíritu. Es la excelencia moral y espiritual producida por el Espíritu Santo en nosotros la que nos permite cuidar la verdad y lo que es correcto. Esta bondad nos lleva a rechazar todo lo que es malo y perverso.

Fidelidad o Fe

La fidelidad en algunas traducciones se traduce como «fe». Esta es también una traducción correcta del término griego utilizado. Sin embargo, debido a la clara relación con la bondad y la amabilidad mencionadas anteriormente, la traducción que mejor se ajusta al contexto es «fidelidad» o «lealtad».

Analizando la propia Epístola a los Gálatas, podemos ver que muchos miembros de esa comunidad cristiana carecían de lealtad, no sólo a Pablo (Gálatas 4:16), sino al propio Evangelio (Gálatas 1:6-9; 3:1; 5:7). Así pues, la fidelidad como fruto del Espíritu no se refiere sólo a la lealtad a los hombres, sino principalmente a Dios y a su voluntad.

Vea también: Sin fe es imposible agradar a Dios

Humildad o Mansedumbre

La mansedumbre es lo contrario de la agresividad, la ira, la violencia. Ser amable con los demás revela el fruto del Espíritu en nosotros, y hace que seamos imitadores de nuestro Señor (Mateo 11:29; 2 Corintios 10:1).

Autocontrol o Templanza

El fruto del Espíritu puede verse en la relación que uno tiene consigo mismo. El autocontrol también puede traducirse como «templanza». En el sentido original, el término griego describe la capacidad de una persona para contenerse. Al ejercer el autocontrol, sometemos toda nuestra voluntad a la obediencia de Cristo.

La importancia del fruto del Espíritu

El contraste entre las obras de la carne y el fruto del Espíritu es evidente. Ante la depravación de la naturaleza humana, sabemos que sería imposible que el hombre ejerciera tales virtudes. Por eso el Espíritu Santo es el que nos permite ejercerlas.

Por lo tanto, demostrar el fruto del Espíritu en nuestras vidas no es una cuestión de autojustificación o autoestima, sino de sumisión a la guía y el dominio del Espíritu Santo.

En su exposición sobre el fruto del Espíritu, Pablo continúa diciendo que «No hay ley que condene estas cosas.» (Gálatas 5:23). Con esto quiere decir que no hay ninguna restricción a esta forma de vida santa caracterizada por el fruto del Espíritu Santo. Además, es viviendo así como disfrutamos de la verdadera libertad en Cristo.

Los que son de Cristo deben crucificar la carne

Pablo también dejó claro que la única manera de vivir el fruto del Espíritu en nuestras vidas es a través de nuestra unión con Cristo. Esta unión refleja nuestra completa dependencia de Él. No somos capaces de exhibir por nuestra propia fuerza, aquellas virtudes que subyacen al carácter cristiano.

Así, el apóstol nos enseña que «los que son de Cristo Jesús han crucificado la naturaleza pecaminosa, con sus pasiones y deseos.» (Gálatas 5:24). Jesús tomó nuestra naturaleza carnal con Él en la cruz.

Por lo tanto, nuestra carne y los deseos derivados de ella que nos esclavizaban, fueron crucificados con Cristo. El golpe fatal ya está dado. Dios ya nos ha proporcionado todo lo que necesitamos para vivir en una vida nueva que le agrade.

Vea también: ¿Qué dice la biblia sobre el divorcio?

El fruto del Espíritu en la vida cristiana

Si nuestra carne ha sido crucificada con Cristo, entonces ahora vivimos en el Espíritu. Si el Espíritu es la fuente de nuestra vida, si es Él quien nos capacita para vivir rectamente, entonces debemos entregarle completamente nuestros sueños y deseos. Por eso el apóstol escribe: «Si vivimos por el Espíritu, andemos también por el Espíritu» (Gálatas 5:25).

Si somos verdaderamente seguidores de Cristo, debemos necesariamente vivir de una manera compatible con nuestra fe. La vida cristiana debe depender completamente del poder que el Espíritu Santo nos da para mortificar las pasiones y deseos carnales, revelando en nuestra conducta los efectos de la cruz de Cristo.

Como siervos del Señor, lo primero que debe notarse en nuestra forma de vivir es el fruto del Espíritu. Si miramos nuestra propia vida y no vemos el fruto del Espíritu en ella, que nuestro cristianismo es carnal y no espiritual.

Vea también: ¿Qué es la unción de Dios?

Te puede interesar:

Qué significa Unigénto en la Biblia

¿Qué significa Unigénito en la Biblia?

En varios lugares de la Biblia encontramos la palabra unigénito, de hecho, Jesús es llamado el Hijo unigénito de Dios, ...
Leer Más
Cuántos libros hay en el Nuevo Testamento

¿Cuántos y cuáles son los libros del Nuevo Testamento?

En la actualidad muchas personas tienen dudas sobre el número de libros que tiene el Nuevo Testamento. Estas dudas son ...
Leer Más
¿Cuántos y cuáles son los libros del Antiguo Testamento?

¿Cuántos y cuáles son los libros del Antiguo Testamento?

Mucha gente tiene dudas sobre el número de libros que hay en el Antiguo Testamento. Estas dudas se producen principalmente ...
Leer Más
Qué significa primogénito en la Biblia

¿Qué significa primogénito en la Biblia?

Tener hijos es una gran bendición, la Biblia dice que los hijos son herencia del Señor (Salmo 127:3), y es ...
Leer Más
Quién era Betuel en la Biblia

¿Quién fue Betuel en la Biblia?

¿Conoces la historia de Betuel en la Biblia? ¿Sabes quién fue este hombre y de qué personajes de la Biblia fue padre? Si ...
Leer Más
Quién era Ruben en la Biblia

¿Quién fue Rubén en la Biblia?

¿Conoces la historia de Rubén en la Biblia? ¿Sabes quién fue este hombre y por qué perdió el derecho de primogénitura? Si quieres ...
Leer Más