¿Es Jesús Dios? ¿Por qué Jesús es Dios?

La deidad de Cristo es un punto fundamental de la fe cristiana, y cualquiera que niegue esta verdad, aunque se llame a sí mismo cristiano, de hecho no lo es. Pero, ¿Por qué afirman las personas que Jesús es Dios?, esto es lo que trataremos en este artículo.

La Biblia a lo largo de su escritura, ha revelado el misterio de Cristo, y ha revelado por medio del Espíritu Santo todas las cosas necesarias para que ninguno se pierda, sino que todos tengan vida eterna. Así que veamos en las Escrituras que dice acerca de la divinidad de Cristo.

La Biblia y Jesús mismo declararon que Él es Dios. Jesús declaró existir antes de que Abraham fuera, lo cual es declarado ta,bién por Juan (Juan 1:1) donde dice que el Verbo, es decir, Jesús antes de encarnar era Dios.

Vea también: Jesús sana la suegra de Pedro

La Biblia afirma que Jesús es Dios

De principio a fin, las Escrituras afirman explícitamente que Jesús es Dios. Uno de los pasajes más conocidos es la profecía de Isaías sobre el nacimiento milagroso de Jesús, que nos informa de que su nombre sería «Emmanuel». Este nombre significa «Dios con nosotros» (Isaías 7:14).

El salmista David también fue otro que escribió sobre la plena deidad de Cristo. El Salmo 110 es un ejemplo directo de esto, donde leemos sobre el reino y el sacerdocio del Mesías. Este salmo presenta incluso un diálogo entre el Dios Trino: «Así dijo el Señor a mi Señor: Siéntate a mi derecha hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies» (Salmo 110:1).

Salmo 110:1 Es Jesús Dios Por qué Jesús es Dios

En el texto original se lee literalmente: «Yahveh dijo a mi Adonai». Yahveh es el nombre propio de Dios en el Antiguo Testamento, y Adonai es el título utilizado para referirse a la supremacía y grandeza de Dios.

Relacionado: ¿Cuáles son los nombres de Dios?

Con el tiempo, el nombre de Dios fue considerado por los judíos como impronunciable, y Adonai se convirtió en el título más habitual para referirse a Él. Al dar el título de Adonai al Mesías, David estaba declarando explícitamente su divinidad. El propio Jesús, enseñando en el Templo, utilizó este mismo salmo para afirmar su identidad (Marcos 12:37).

Jesús cumplió las profecías sobre Su divinidad

En el Salmo 110 También leemos la siguiente proclamación: «Tú eres sacerdote para siempre según el orden de Melquisedec» (Salmo 110:4). Más tarde, el escritor del libro de los Hebreos comprendió esto, y utilizó este mismo salmo para hablar de la perfección y superioridad del sacerdocio de Cristo Jesús (Hebreos 7-8).

El profeta Malaquías fue otro que también profetizó sobre la deidad de Jesús al afirmar que el Mesías es el Mensajero enviado por Dios, por lo que es el propio Señor (Malaquías 3:1; Marcos 1:2; Lucas 1:76).

El Nuevo Testamento también señala directamente la verdad de que Jesús es Dios. Las primeras palabras del Evangelio de Juan declaran esta verdad: «En el principio ya existía el Verbo, y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios.» (Juan 1:1).

Aquí vale la pena decir que el gran propósito del Evangelio de Juan era afirmar la plena deidad y humanidad de Jesús, que estaban siendo atacadas por los falsos maestros en el siglo I d.C.

Cuando el ángel se le apareció en sueños a José de Nazaret para anunciarle el nacimiento de Jesús, le dijo enseguida que este extraordinario acontecimiento era el cumplimiento de la profecía del profeta Isaías ya citada en este texto, según la cual la virgen daría a luz y su hijo se llamaría Emmanuel (Mateo 1:23).

En algunas ocasiones durante el ministerio terrenal de Jesús, los apóstoles profesaron explícitamente que Jesús es Dios. El apóstol Pedro dijo: «Tú eres el Cristo, el Hijo de Dios vivo» (Mateo 16:16). Tras la resurrección, le tocó al apóstol Tomás confesar: «¡Señor mío y Dios mío!». (Juan 20:28).

Relacionado: ¿Por qué Jesús es el león de la tribu de Judá?

Donar Holybiblia Paypal

Jesús afirmó ser Dios

El Nuevo Testamento registra muchos detalles y ocasiones en las que el propio Jesús habla de su divinidad. Es cierto que no tenemos ningún versículo donde se pueda leer exactamente, y con ese mismo orden de palabras, algo así como: «Y Jesús dijo: Yo soy Dios». Sin embargo, esta comprensión es tan explícita en las palabras de Jesús que es imposible no percibirla o negarla.

Podemos empezar con el título «Hijo del Hombre». Este título fue el más utilizado por Jesús para referirse a sí mismo. En contra de lo que algunos piensan, este título no sólo apunta a la naturaleza humana de Jesús, sino también a su divinidad, ya que es el título utilizado por el profeta Daniel para referirse a Aquel que vino en las nubes y al que se le dio dominio, honor y un reino eterno (Daniel 7:13-14).

Al usar este título, Jesús también estaba declarando que Él era Aquel de quien el profeta Daniel profetizó.

Jesús también declaró abiertamente que Él y el Padre son Uno (Juan 10:30), además de decir: «El que me ha visto a mí ha visto al Padre» (Juan 14:9). Con tales declaraciones, Jesús afirmaba ser plenamente Dios.

Te puede interesar: ¿Qué significa que Jesús es el Hijo de David?

Jesucristo declaró ser «Yo soy»

Un día, cuando los fariseos interrogaron a Jesús sobre su identidad, éste les respondió: «Antes de que Abraham fuera, yo soy» (Juan 8:58). Esta respuesta es una declaración explícita de que Jesús es Dios. La expresión «Yo soy» es muy especial porque es la expresión que traduce el significado del nombre personal de Dios en el Antiguo Testamento.

Cuando Moisés le preguntó a Dios cuál era su nombre, la respuesta fue: «Yo soy el que soy» (Éxodo 3:14). Por tanto, al utilizar esta expresión, Jesús estaba afirmando su plena divinidad, y la prueba de ello es que los judíos entendieron lo que Jesús decía, hasta el punto de que cogieron piedras para apedrearlo acusándolo de ser igual a Dios (Juan 8:59; 5:18).

Esta no fue la única vez que Jesús utilizó la expresión «Yo soy». El mismo Evangelio de Juan trae siete declaraciones importantes de Jesús donde emplea esta expresión:

1. «Yo soy el pan de vida» (Juan 6:35,48,51). Aquí Jesús afirma ser el alimento espiritual que sostiene a su pueblo.

2. «Yo soy la luz del mundo» (Juan 8:12; 9,5). Aquí Jesús declara que los que le siguen nunca estarán en la oscuridad.

3. «Yo soy la puerta» (Juan 10:7,9). Al decir esto, Jesús nos asegura que Él es la puerta que da acceso a Dios, y quien entre por Él encontrará pastos y se salvará.

4. «Yo soy el buen pastor» (Juan 10:11,14). Jesús declaró que da su vida por sus ovejas y las protege.

5. «Yo soy la resurrección y la vida» (Juan 11:25). Jesús afirmó ser la vida misma que vence a la muerte.

6. «Yo soy el camino, la verdad y la vida» (Juan 14:6). Jesús enseñó que solo a través de Él somos conducidos al Padre.

7. «Yo soy la vid verdadera» (Juan 15:1,5). Con esta afirmación Jesús advirtió que sólo estando en Él podemos dar fruto.

Vea también: ¿Qué es un devocional cristiano?

La iglesia primitiva entendió que Jesucristo es Dios

Aunque la divinidad de Cristo fue muy atacada por las herejías durante la historia de la Iglesia, lo cierto es que desde sus primeros días, la Iglesia primitiva ya había comprendido que Jesucristo es Dios.

Un ejemplo de ello fue el episodio del martirio de Esteban. Cuando estaba a punto de morir, aquel hombre de Dios exclamó: «Señor Jesús, recibe mi espíritu» (Hechos 7:59). En ese momento estaba viendo los cielos abiertos, y a Cristo de pie a la derecha de Dios (Hechos 7:56), y al entregar su espíritu a Jesús, estaba declarando abiertamente la divinidad de Cristo.

Los apóstoles, en sus epístolas, también enseñaron directamente que Jesucristo es Dios. Un ejemplo de ello es el pasaje en el que el apóstol Pablo, escribiendo a Timoteo, dice que «Dios se manifestó en la carne» (1 Timoteo 3:16). Este pasaje revela tanto la deidad de Cristo como su humanidad.

En Hechos 20:28, leemos acerca de la Iglesia de Dios, «que Él compró con su propia sangre». Podemos ver aquí que se indica directamente que Jesús es Dios. El apóstol Juan, en su primera epístola, también escribió que Jesucristo es el Dios verdadero y la vida eterna (1 Juan 5:20).

Vea también: ¿Por qué los muertos en Cristo resucitarán primero?

Jesús es Dios y tiene los nombres y atributos divinos

En Jueces 13, en la narración del nacimiento de Sansón, sus padres fueron visitados por el Ángel del Señor. Cuando preguntaron el nombre de aquel ángel, escucharon la siguiente respuesta: «¿Por qué me preguntas mi nombre?, Es un misterio maravilloso». (Jueces 13:18). Después de escuchar esta respuesta, tan pronto como el ángel se fue, Manoa, el padre de Sansón, declaró: «Ciertamente moriremos, porque hemos visto a Dios» (Jueces 13:22).

Obsérvese que comprendieron que habían recibido una visita del propio Dios. Mucho más tarde, en una de las profecías más conocidas del profeta Isaías, encontramos la revelación del nombre del Mesías: «Maravilloso, Consejero, Dios Fuerte, Padre de la Eternidad, Príncipe de Paz» (Isaías 9:6). La combinación de estos dos pasajes es una declaración innegable de que Jesús es Dios.

Hay otros pasajes en los que se llama a Jesús con nombres y títulos que también revelan sus atributos divinos.

Ya hemos visto que David, en el Salmo 110, llamó al Mesías Adonai. También en el Salmo 24, un salmo mesiánico que celebra la exaltación del Mesías, el mismo salmista le atribuye el nombre de «Señor de los ejércitos», que es el propio «Rey de la Gloria» (Salmos 24:10), un título similar al empleado por el apóstol Pablo en 1 Corintios 2:8, cuando llamó a Jesús «Señor de la Gloria».

El profeta Isaías, con ocasión de su llamada al ministerio profético, temió por su vida, pues sus ojos habían visto «al Rey, al Señor de los ejércitos» (Isaías 6:5). En el Nuevo Testamento, se nos dice que en esta ocasión el profeta vio al propio Jesús, el Hijo de Dios (Juan 12:40-41).

El profeta Miqueas, al profetizar sobre el nacimiento del Mesías, no sólo profetizó sobre su humanidad, sino también sobre su divinidad, al señalar claramente su eternidad (Miqueas 5:2).

En el Nuevo Testamento, Jesús también es designado como el Alfa y la Omega, un título atribuido igualmente al Padre (Apocalipsis 22:13; 1:8; Isaías 44:6). Con todo esto, entendemos que la Biblia afirma claramente que Jesús es Dios y le atribuye los atributos que sólo pertenecen a Dios, como son:

  • La eternidad (Juan 1:1; Hebreos 13:8; Isaías 9:6; Miqueas 5:2)
  • Omnipotencia, es decir, Él es el Todopoderoso (Mateo 28:18; Efesios 1:21; Apocalipsis 22:13)
  • Omnipresencia (Mateo 18:20; 28:20)
  • Omnisciencia (Juan 1:48; 16:30; 21:17; Colosenses 2:2,3)
  • Inmutabilidad (Hebreos 1:11,12), etc.

Vea también: ¿Por qué Abraham es el padre de la fe?

Jesús es Dios y sus obras lo confirman

Otra prueba indiscutible de que Jesucristo es Dios, son las obras que se le atribuyen. Por ejemplo:

  • Jesús es Dios porque es el Creador y sustentador de todas las cosas (Colosenses 1:16,17), y «sin Él no se hizo nada de lo que se ha hecho» (Juan 1:3).
  • Jesús es Dios porque puede salvar o condenar, revelar u ocultar la salvación a los hombres (Mateo 11:26,27; Juan 5:21).
  • Jesús es Dios porque es el que escucha y responde a las oraciones de su pueblo para que el Padre sea glorificado (Juan 14:13; 2 Corintios 12:8,9).
  • Jesús es Dios y tiene el poder de perdonar los pecados (Mateo 9:6; Marcos 2:10; Lucas 5:24).
  • Jesús es Dios y, por tanto, debemos creer en él como creemos en el Padre (Juan 14:1).
  • Jesús es Dios y tiene el poder de juzgar todas las cosas (Juan 5:22).
  • Jesús es Dios y, por lo tanto, es digno de recibir toda la adoración al igual que el Padre y el Espíritu Santo (Juan 5:23; Filipenses 2:10; Hebreos 1:6; Apocalipsis 5:13). Durante Su ministerio terrenal, fue adorado con frecuencia (Mateo 8:2; 9;18; 14:33; 15:25; 28:9,17; etc.).

Conclusión sobre por qué Jesús es Dios

Para concluir, podemos destacar una vez más que la Biblia afirma de forma clara, directa e incontestable que Jesús es Dios. Esta afirmación es tan explícita que el dilema popularizado por C. S. Lewis tiene perfecto sentido, diciendo que o Jesús es un mentiroso o un lunático, o realmente es Dios.

En este punto, preferimos quedarnos con la respuesta del apóstol Pablo: «Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la divinidad» (Colosenses 2:9). Sí, Jesús es Dios. Las pruebas son incontestables.

Pero, ¿por qué no lo aceptan todos? ¡Simple! Porque aceptar la divinidad de Cristo, reconocerlo como verdadero Dios y Salvador, no es simplemente una cuestión de pruebas, sino de fe, y esta fe ningún hombre por sí mismo puede producirla (Juan 6:44).

Si quieres profundizar aún más sobre por qué Jesucristo es Dios, te recomendamos el siguiente video.

Te puede interesar:

Quién fue Jairo en la Biblia

¿Quién fue Jairo en la Biblia?

¿Conoces la historia de Jairo en la Biblia? ¿Sabes quién fue este hombre y por qué su historia es relevante dentro del ...
Leer Más

¿Quién fue Amán en la Biblia?

¿Conoces la historia de Amán en la Biblia? ¿Sabes quién fue este hombre y por qué su historia es conocida hasta aún ...
Leer Más
Quién fue zacarias en la Biblia

¿Quién fue Zacarías en la Biblia?

¿Conoces la historia de Zacarías en la Biblia? ¿Sabes quién fue este hombre que profetizó en el tiempo de restauración ...
Leer Más
Quién fue Labán en la Biblia

¿Quién fue Labán en la Biblia?

¿Conoces la historia de Labán en la Biblia? ¿Sabes quién fue este hombre y por qué se convirtió en suegro de Jacob ...
Leer Más

¿Quién fue Malco en la Biblia?

¿Conoces la historia de Malco en la Biblia? ¿Sabes quién fue este hombre y por qué el Señor Jesús lo sanó de ...
Leer Más
Quién fue jetro en la Biblia

¿Quién fue Jetro en la Biblia? El suegro de Moisés

¿Conoces la historia de Jetro en la Biblia? ¿Sabes quién fue el suegro de Moisés, que también es llamado Reuel y qué ...
Leer Más