¿Quién fue María en la Biblia? La madre de Jesús

¿Conoces la historia de María la Madre de Jesús en la Biblia? ¿Sabes quién fue esta mujer de Dios y cómo recibió la gracia del Señor para traer al mundo al Mesías salvador del mundo? Si quieres saber más sobre este personaje, sigue leyendo este artículo.

Es poco lo que se sabe sobre quién fue María, especialmente en lo que respecta a los detalles biográficos. Pero la historia de María, tal como la cuentan los Evangelios, son suficientes para comprender la importancia de esta mujer tan agraciada.

María fue una mujer judía escogida por Dios para ser la madre de Jesús. Era virgen cuando quedó embarazada por obra del Espíritu Santo. María jugó un papel importante en la crianza de Jesús durante su niñez y luego se convirtió en su seguidora.

Te puede interesar: ¿Quién fue José de Arimatea en la Biblia?

¿Qué significa el nombre María?

El nombre María del griego «Μαρία«, deriva del hebreo original «Mariam», que significa probablemente «pureza», «virtud», «virginidad». Por ser un nombre muy extendido, incluso antes de la época de Jesucristo, es posible que derive del sánscrito Maryáh

Hay autores que atribuyen el origen del nombre María a la raíz egipcia mry, que significa «amar». Hay otras teorías que traducen el nombre María por «mar de amargura», «la fuerte», «la que se levanta» o incluso «estrella del mar».

Otra versión sugiere que el nombre Maryam proviene de las palabras asirias Yamo Mariro, que significa «océano agrio» o «ácido» en el idioma arameo asirio.

La historia de la joven virgen María

María era una joven que vivía en la ciudad de Nazaret, en la región de Galilea. Estaba comprometida con un hombre llamado José, pero aún no estaba casada cuando un ángel le habló. El apóstol Mateo interpreta que María era la virgen de la que profetizó el profeta Isaías (Mateo 1:23; Isaías 7:14).

Aunque esta profecía es objeto de mucho debate teológico, es innegable que su pleno cumplimiento tuvo lugar en el nacimiento de Jesucristo. Por tanto, la virgen de la que habló Isaías es María; y su hijo, Emmanuel, es Jesús.

María, la madre de Jesús, debe distinguirse de otras mujeres que se mencionan en el Nuevo Testamento con ese mismo nombre.

Algunas de estas mujeres fueron: María la madre de Juan Marcos (Hechos 12:12); María de Betania (Lucas 10:42; Juan 11:1); y María Magdalena (Lucas 8:2).

María se menciona en los pasajes bíblicos que hacen referencia a la infancia y juventud de Jesús (Mateo 1:18-25; 2:11-21; Lucas 1:26-56; 2:1-51). Posteriormente, también se la menciona directa e indirectamente en otras referencias del Nuevo Testamento (Mateo 12:46-50; Juan 2:1-11; 19:25-27; Hechos 1:12-14; Gálatas 4:4).

María recibe la visita de un ángel y se entera que va a quedar en embarazo

El ángel Gabriel fue enviado a Nazaret para profetizar el nacimiento de Jesús. En aquella pequeña aldea de Galilea vivía María, una virgen prometida en matrimonio con un hombre del pueblo.

En su visita, Gabriel saludó a María como una mujer bendita, elegida para ser la madre de Jesús (Lucas 1:28). Ante tal saludo, mostró temor y desconcierto (Lucas 1:28).

El ángel entonces tranquilizó a María. Le aseguró que había encontrado gracia ante Dios, y le anunció que quedaría embarazada y daría a luz al «hijo del Altísimo» (Lucas 1:30-33). Al oír estas palabras, María pidió al ángel una explicación. Ella no entendía cómo era posible, ya que aún no había conocido a ningún hombre (Lucas 1:34).

Gabriel le explicó que su concepción sería el resultado de una acción divina y no humana. Por lo tanto, el propio Espíritu Santo produciría este extraordinario milagro en su vientre (Lucas 1:35-37). Ante la explicación del ángel, María se mostró rápidamente humilde y sinceramente entregada a esa dignidad que Dios le había concedido soberanamente al elegirla (Lucas 1:38).

Cuando quedó embarazada, María ya estaba legalmente desposada con José. La pareja solo esperaba el banquete de bodas y el comienzo de su vida en común. Por eso José tuvo dificultades para aceptar el repentino embarazo de María.

Fue necesario que un ángel del Señor se le apareciera en sueños para explicarle lo que realmente había sucedido (Mateo 1:19-20). Tras ser consolado y animado por el ángel, José no dudó en tomar a María como esposa (Mateo 1:21).

María y el nacimiento de Jesús

María dio a luz a Jesús en Belén. En ese momento, acompañaba a su marido, José, que había ido a Belén para cumplir con lo decretado por César Augusto en todo el Imperio Romano (Lucas 2:1-5).

Este viaje fue ciertamente muy agotador para María, teniendo en cuenta que recorrieron una distancia de aproximadamente 140 kilómetros. Probablemente debido al decreto del emperador y el movimientos de personas a sus diferentes pueblos, la pareja no pudo encontrar una vacante en alguna posada.

Así que José y María se refugiaron en el establo que quizás estaba en una cueva. Aquí es donde María dio a luz a Jesús.

María pierde a Jesús en Jerusalén

Hay pocos detalles sobre la historia de María después del nacimiento de Jesús. Se sabe que su familia vivió en Nazaret, salvo el tiempo que pasaron en Egipto refugiándose de la ira de Herodes.

Sobre la infancia de Jesús, la Biblia solo nos cuenta el episodio en el que él, ya con doce años, se quedó en Jerusalén tras la celebración de la Pascua. Cuando se dieron cuenta de que Jesús no estaba con ellos, José y María volvieron a Jerusalén y lo encontraron en el Templo entre los doctores.

María fue la que expresó toda su preocupación. Ella preguntó a Jesús por qué había hecho esto. En respuesta, le oyó decir las conocidas palabras: «¿Por qué me buscaban? ¿No sabían que tengo que estar en la casa de mi Padre?» (Lucas 2:49).

María y el ministerio de Jesús

No son muchas las veces que se menciona a María durante el ministerio de Jesús. Probablemente no le acompañó en sus viajes misioneros, al menos no con frecuencia.

Sin embargo, estuvo presente en el primer milagro de Jesús registrado en los Evangelios, cuando convirtió el agua en vino en una boda en Caná (Juan 2:1).

Más tarde, en otra ocasión, María y los hermanos de Jesús vinieron a visitarlo. Al ser informado de esto, Jesús subrayó que la fidelidad espiritual está por encima de los lazos familiares. Luego miró a la multitud y dijo: «Aquí tienen a mi madre y a mis hermanos. Cualquiera que hace la voluntad de Dios es mi hermano, mi hermana y mi madre.» (Marcos 3:34-35).

María y la crucifixión de Jesús

Las Sagradas Escrituras muestran a María en la crucifixión de Jesús. Estuvo al pie de la cruz donde yacía Cristo, y fue recomendada amorosamente al apóstol Juan por el Señor Jesús (Juan 19:25-27). Este elogio fue una de las siete frases pronunciadas por Jesús en la cruz, y demostró la humanidad de Jesús y su preocupación por su querida madre en aquella hora de agonía.

Fuera de los Evangelios, María solo se menciona en el libro de los Hechos de los Apóstoles. El libro cuenta que la madre de Jesús estaba junto a los discípulos «en un mismo espíritu, dedicados a la oración» (Hechos 1:14).

¿Tuvo María, la madre de Jesús, otros hijos?

La Biblia dice claramente que María, la madre de Jesús, tuvo otros hijos después del nacimiento de Jesús.

Las Sagradas Escrituras afirman categóricamente que María permaneció virgen hasta que dio a luz a Jesús. Sin embargo, la Biblia no menciona nada sobre su permanencia en esta condición después del nacimiento de Jesús (Mateo 1:24-25).

En el Evangelio de Lucas se dice que Jesús era el primogénito de María (Lucas 2:7). Es cierto que este pasaje por sí solo no es suficiente para demostrar que Jesús tenía hermanos uterinos. Pero el Nuevo Testamento también menciona en otros pasajes a los hermanos y hermanas de Jesús.

Las Escrituras mencionan que Jesus tuvo cuatro hermanos: Santiago, José, Judas y Simón (Marcos 6:3) y también hermanas, aunque la información de sus nosmbres es inesxistente.

Argumentar que los hermanos de Jesús citados en el Nuevo Testamento son solo hijos de José es inferir algo que no está en el texto. Además, el argumento de que los hermanos mencionados eran en realidad sus primos, no se sostiene a la luz del idioma griego, en el que se escribió el Nuevo Testamento.

¿María ascendió al cielo?

La Biblia no dice nada sobre la muerte de María, la madre de Jesús. Sin embargo, en cierto momento de la Iglesia Católica, surgió una tradición sobre su «supuesta ascensión al cielo».

De hecho, esta tradición se divide en dos posiciones diferentes. La primera sostiene que María, la madre de Jesús, ascendió mientras él estaba vivo. El segundo defiende la ascensión de su cuerpo tras la muerte. Esto es solo una tradición, es decir, no es una doctrina basada en las Escrituras.

En 1950, el Papa Pío XII promulgó este dogma en la Iglesia Católica. Sin embargo, no es precisamente concluyente a la hora de señalar cuál de las dos vertientes ha sido realmente adoptada por la teología católica.

¿Se debe adorar a María, la madre de Jesús?

María, la madre de Jesús, no debe ser adorada bajo ninguna circunstancia. Nuestra adoración debe dirigirse solo a Dios (Éxodo 20:2-5; Lucas 4:8).

También es importante decir que no hay ninguna base bíblica para argumentar que María ocupa una posición prominente al lado de Jesús, como una especie de intercesora. Según la Biblia, Cristo es el único mediador entre Dios y los hombres (1 Timoteo 2:5-6).

Además, la Biblia es muy clara al decir que todos los seres humanos han pecado y están destituidos de la gracia de Dios (Romanos 3:23; Efesios 2:8). En este caso María no es una excepción, es decir, bíblicamente la doctrina de la impecabilidad de María no tiene ningún sentido.

Por lo tanto, decir que María, madre de Jesús, nació incontaminada por el pecado original, es ir más allá de lo que dicen las Escrituras.

La Biblia solo da testimonio de Uno que nunca pecó, a saber, Jesucristo, de quien el escritor del libro de los Hebreos destacó que «fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado» (Hebreos 4:15; cf. 7:26). Lo mismo dijo el apóstol Pedro, cuando escribió que Él no cometió ningún pecado (1 Pedro 2:21-25).

¿Cómo el creyente debe ver a María, la madre de Jesús?

María, la madre de Jesús, debe ser muy respetada. Fue una mujer bendita y digna de imitar, por su ejemplo en humildad, fidelidad y abnegación ante los planes de Dios.

Lamentablemente, algunas personas, en un intento de suprimir los errores de la teología católica, acaban cometiendo el error contrario. Menosprecian y subestiman completamente a la mujer que Dios eligió soberanamente para recibir el incalculable honor de dar a luz a Jesucristo.

Entonces, el cristiano debe ver a María como un ejemplo de mujer de Dios, que tanto hombres como mujeres debemos imitar su conducta, perseverando primero en el Señor Jesucristo, nuestro único salvador y mediador.

Te recomendamos el siguiente video.

Síguenos en:

Te puede interesar:

Quién fue Tíquico en la Biblia

¿Quién fue Tíquico en la Biblia?

¿Conoces la historia de Tíquico en la Biblia? ¿Sabes quién fue este hombre y el servicio que hizo a las diferentes iglesias ...
Leer Más
Quién fue Aristarco en la Biblia

¿Quién fue Aristarco en la Biblia?

¿Conoces la historia de Aristarco en la Biblia? ¿Sabes quién fue este hombre y el fiel servicio que ofreció a lo largo ...
Leer Más
Quiénes eran los Zelotes en la Biblia

¿Quiénes eran los Zelotes en la Biblia?

En los tiempos de Jesús, se podían encontrar distintas sectas cada una enfocada en sus propias creencias, tal como lo ...
Leer Más
Qué significa que Jesús es el Hijo del Hombre

¿Qué significa que Jesús es el Hijo del Hombre?

La frase "Hijo del Hombre" es una expresión que encontramos en la Biblia en los libros del Antiguo Testamento y ...
Leer Más
Quién es el Hijo de Perdición y que significa

¿Quién es el Hijo de Perdición en la Biblia?

La Biblia habla acerca de dos hombres que son llamados "el Hijo de Perdición", de los cuales uno existió en ...
Leer Más
Qué es un dracma en la Biblia

¿Qué es un dracma en la Biblia? ¿Cuál era su valor?

Cuando leemos el Nuevo Testamento, especialmente los evangelios, encontramos varias curiosidades, entre ellas algo llamado dracma, es por esa razón ...
Leer Más