¿Qué dice la Biblia sobre la enfermedad?


Las enfermedades son lo más común en el ser humano. No conocemos una sola persona que durante toda su vida no haya padecido alguna enfermedad. Por tanto, como cristianos debemos saber que actitud tomar frente a ellas.

No saber afrontar una enfermedad ocasionará un gran vacío en nuestras vidas, no saber la causa de su padecimiento genera grandes preocupaciones, y por lo general, el deseo interno es salir pronto del dolor incluso antes de entender lo que Dios quiere enseñarnos por medio de ella.

La Biblia presenta a la enfermedad con una intima relación con el pecado. El fin del pecado es la muerte (Romanos 6:23). La enfermedad se generó por el pecado, sino hubiera pecado en el mundo, no existiría ninguna enfermedad. Si Adán no hubiera pecado, no habría enfermedad en el mundo, en consecuencia la enfermedad llegó a causa del pecado.

La enfermedad y el pecado en la Biblia

Cuando el hombre cayó en el pecado, nuestra alma fue dañada , y el cuerpo fue invadido por la enfermedad revelando que el destino del hombre es morir. Sin embargo, cuando el Señor Jesús vino a traer la salvación, no sólo perdonó los pecados del hombre, sino que además sanó sus dolencias. ¡Jesús salvó alma y el cuerpo del hombre!.

El Señor sanó muchos enfermos mientras estuvo en la tierra. Sus manos estaban siempre listas para tocar y curar enfermos. Si prestamos atención a lo que hizo, podemos ver que la salvación que trajo siempre incluía la sanidad de las enfermedades.

El evangelio del Señor incluía salvar al hombre del pecado y de la enfermedad para que conociera el amor del Padre y se puede observar que en los evangelios, los hechos, las epístolas y en el Antiguo Testamento que la sanidad de las enfermedades y el perdón de pecados siempre van juntos.

Vea aquí: versículos sobre el perdón, versículos sobre la familia

El Señor Jesús llevó nuestras enfermedades, y también los pecados a la cruz del calvario (Isaías 53:4;12). Por tanto, Jesús no sólo nos salva del pecado sino también de la enfermedad. Y ahora los creyentes pueden regocijarse diciendo: Alaba, alma mía, al Señor, y no olvides ninguno de sus beneficios. Él perdona todos tus pecados y sana todas tus dolencias (Salmo 103:2-3).

Jesús perdona los pecados y sana las enfermedades

Si el Señor Jesús sólo perdonará los pecados y no sanará las enfermedades, la salvación sería incompleta. Él ya salvó nuestra alma (Efesios 2:8), pero todavía permite que nuestro
cuerpo se enferme. Por eso, mientras estuvo en la tierra resolvía ambos problemas por igual.

En ocasiones perdonaba primero los pecados y luego sanaba la enfermedad y en otras, sanaba la enfermedad antes de perdonar el pecado. Si vemos los evangelios, pareciera que el Señor hizo más obras de sanidad que cualquier otra cosa.

Para los judíos era más difícil creer que Jesús perdonaba los pecados que en
sanar enfermedades (Mateo 9:5). En aquellos días, los hombres creían que Jesús tenía poder para sanar enfermos, pero dudaban de su poder para perdonar pecados.

En la actualidad el caso es completamente opuesto, los cristianos de hoy creen en el poder del Señor para perdonar pecados, pero ponen en duda la gracia del Señor para curar enfermedades.

Relacionado: versículos sobre la fe en la Biblia

Importante: Cristo es y será siempre el Salvador del alma y del cuerpo del hombre. Así que, él nos perdona y también nos sana.

La disciplina de Dios en la enfermedad

Alguna vez te has preguntado ¿Cuál es el origen de tu enfermedad?, por lo general, no lo hacemos, sino que corremos al medico para descubrir que es lo que tiene nuestro cuerpo, entonces, veamos que es lo que dice la biblia sobre este asunto.

Para el apóstol Pablo algunas enfermedades eran una especie de disciplina o castigo del Señor (1 Corintios 11:31-32). Debido a que los creyentes habían pecado delante del Señor, él permitió que se enfermarán, con el propósito de que se examinarán a sí mismos y corrigieran sus errores.

Dios muestra su gracia y misericordia con sus hijos, disciplinándolos para que no sean condenados con el mundo (Hebreos 12:9-10). Si los cristianos se arrepienten, Dios los librará. Si el creyente está dispuesto a examinarse a si mismo y a ser transformado, no sufrirá enfermedades.

En la Biblia se presenta un hombre que nació ciego (Juan 9), a lo que el Señor dijo que no usarán el pecado para culpar a todas las personas que estaban enfermas. Sin embargo, si Adán no hubiera pecado, ese hombre no habría nacido ciego. Pero, debido a que «nació» ciego, su caso es distinto al de las enfermedades de los creyentes.

Las enfermedades de «nacimiento» en muchos casos no tienen nada que ver con nuestro pecado. Pero las enfermedades que tenemos después de ser salvos, según la Biblia, tienen una relación con el pecado (Santiago 5:16). Por tanto, el creyente debe confesar sus pecados para recibir sanidad.

Vea aquí: versículos de animo en la Biblia

Importante: un creyente enfermo no debe correr a buscar sanidad ni una cita medica para saber que tiene su cuerpo; y mucho menos llenarse de temor. Lo primero que debe hacer es examinarse de una manera sincera para descubrir la razón por la cual tiene la enfermedad.

Otras causas de enfermedades según la Biblia

La enfermedad no solamente esta asociada al pecado de la persona, esta puede venir también por otras razones según la Biblia, por tanto, no significa que toda enfermedad sea un castigo por algún pecado o una señal de falta de fe. La enfermedad en la Biblia tiene otras dos causas:

1. Enfermedad por un ataque del enemigo

En la Biblia se pueden observar casos donde la enfermedad no esta asociada con el pecado, sino que también hace parte de los ataques del adversario del Cristiano, «Satanás»; en el capitulo 1 del libro de Job, el Señor nos permite ver una reunión del mundo espiritual donde llegó el diablo.

En está reunión, Dios exalta la perfección de Job, un hombre piadoso y temeroso de Dios y que no había cometido pecado alguno para recibir alguna enfermedad, sin embargo, tal como lo hizo con Pedro (Lucas 22:31-32), satanás le pidió a Dios que le permitiera atacarlo, porque si lo atacaba, él se iba a dar cuenta que Job solo lo quería por las riquezas que le había dado.

El libro narra el terrible ataque satánico del enemigo con eventos «naturales» donde Job pierde todas sus riquezas, a sus hijos y es atacado con una terrible enfermedad que incluso le hizo desear la muerte (Job 7:15). Por tanto, aquí vemos que una enfermedad puede deberse por el ataque del Diablo hacia el cristiano.

2. Enfermedad por un trato o disciplina de Dios

Otra de las causas de enfermedad en la Biblia es el trato o la disciplina de Dios, esto puede ocurrir por diferentes factores entre ellos el deseo de Dios para que el creyente sea santificado (1 Tesalonicenses 4:3).

Un ejemplo de esta disciplina de Dios se encuentra en el apóstol Pablo, el cual sufrió una enfermedad que afligía su cuerpo y su alma de tal forma que lo hizo rogar tres veces por sanidad (1 Corintios 12:8), sin embargo la respuesta de Dios fue que era necesario que siguiera con ella.

Relacionado: versículos de oración en la Biblia, tipos de oración en la Biblia

Para nadie es un secreto que la enfermedad purifica, el dolor y el sufrimiento hacen que un cristiano permanezca con la mirada en Jesús y que su orgullo y éxito sean controlados, porque en la debilidad del creyente, Dios es glorificado (1 Corintios 12:9).

Salmos para orar por un enfermo en la Biblia

Utilizar los salmos para orar por un enfermo es una gran bendición, porque por medio de ellos podemos expresar lo que sentimos, así que puedes utilizar los siguientes salmos para orar por un enfermo o para pedir tu propia sanidad.

Qué dice la Biblia sobre la enfermedad - Salmo 31_9
Qué dice la Biblia sobre la enfermedad - Salmo 34-6
Qué dice la Biblia sobre la enfermedad - Salmo 30_2-3
Qué dice la Biblia sobre la enfermedad - Salmo 6_2

Relacionado: versículos de sanidad en la Biblia, versículos de paz en la Biblia

Conclusión sobre los enfermos según la Biblia

De acuerdo a la Biblia, una enfermedad se puede presentar por 3 cosas, por el pecado, por un ataque del diablo o por una disciplina de Dios. Por tanto, cuando te encuentres en un estado de enfermedad o conozcas a alguien que esta pasando por ese momento, lo primero que debe hacer es evaluarse.

El cristiano es llamado a autoevaluarse y examinar lo profundo de su corazón (1 Corintios 11:28), y pedir la guía del Señor, para discernir si está bajo ataque del diablo, o porque no ha confesado un pecado o si por el contrario es una disciplina del Señor para formar su carácter.

Te puede interesar:

Qué significa la levadura en la Biblia

¿Qué significa la levadura en la Biblia?

Cuando hacemos una lectura de la Biblia, podemos observar que la levadura jugó un papel importante dentro de la cultura ...
Leer Más
En el mundo tendréis aflicción Estudio Bíblico y significado

En el mundo tendréis aflicción: Estudio Bíblico y significado

Una de las cosas mas deseadas por el ser humano es la felicidad, la paz y la tranquilidad. Llegar a ...
Leer Más
Qué es un denario y cuál era su valor

¿Qué es un denario y cuál era su valor?

Seguramente te encontrabas leyendo los evangelios sinópticos de la Biblia y encontraste el denario en una de tus lecturas, o ...
Leer Más
La Parábola de los Talentos y su significado

La Parábola de los Talentos y su significado

El Señor Jesús tenia una característica en sus enseñanzas, Él hablaba por medio de parábolas, y cada una de ellas ...
Leer Más
Quién era Balaam en la Biblia

¿Quién era Balaam en la Biblia?

Uno de los peores profetas que menciona la Biblia se llama Balaam, y si has llegado hasta aquí, es porque ...
Leer Más
Quién era Rebeca en la Biblia

¿Quién era Rebeca en la Biblia?

La Biblia presenta una gran cantidad de mujeres que son ejemplo para todos los creyentes, de hecho se pueden encontrar ...
Leer Más