La historia de Sadrac, Mesac y Abednego en la Biblia

La Biblia presenta diferentes historias sobre la amistad y la fidelidad a Dios. Un ejemplo lo podemos encontrar en los primeros 3 capítulos del libro de Daniel. Donde se encuentran cuatro amigos hebreos con un amor genuino por Dios.

Es por ese motivo, que en este artículo vamos a conocer la historia de Sadrac, Mesac y Abenego, tres jóvenes conocidos por ser compañeros del profeta Daniel y, sobre todo, por el episodio en el que fueron arrojados al horno de fuego.

Sadrac, Mesac y Abednego son los nombres babilónicos dados a Ananías, Misael y Azarías. Tres jóvenes hebreos llevados cautivos a Babilonia por el rey Nabucodonosor amigos de Daniel, los cuales fueron arrojados a un horno de fuego por no adorar una imagen de oro.

Relacionado: ¿Quién fue Daniel? La historia de Daniel en la Biblia

¿Quienes eran Sadrac, Mesac y Abed-Nego?

La historia de Sadrac, Mesac y Abednego se presenta en la Biblia en el libro de Daniel. Entonces, antes de hablar del evento del horno de fuego, vamos a estudiar que dice la Biblia sobre cada uno de los personajes de manera individual.

Sadrac o Ananías en la Biblia

Sadrac fue uno de los príncipes de Judá llevado cautivo a Babilonia. El nombre Sadrac es babilónico y, a pesar de muchos intentos por parte de los estudiosos, no se ha encontrado un significado realmente satisfactorio para este nombre.

Su nombre hebreo es Ananías, significa «Jehová ha sido clemente» o «Jehová ha sido misericordioso».

Es importante que este Ananías no se confunda con otros personajes bíblicos que también tenían este nombre, especialmente con Ananías hijo de Azur, un falso profeta al que el profeta Jeremías le predijo su muerte (Jeremías 28).

Tampoco debe ser confundido con Ananías el esposo de Safira (Hechos 5:1). El cual ocultó un dinero por la venta de una herencia y mintió a los apóstoles con su valor.

Vea también: El ayuno de Daniel en la biblia

Mesac o Misael en la Biblia

Mesac era el nombre babilónico dado por el jefe de los eunucos en Babilonia al joven Misael. Su nombre hebreo, Misael, significa «¿Quién es igual a Dios?»

El nombre babilónico Mesac, por otra parte, también tiene su significado muy debatido entre los estudiosos, por lo que no se conoce su interpretación exacta.

Algunos intérpretes sugieren que Mesac en acadio puede haber sido Mishaaku, que significa «¿Quién es igual a Aku?». Aku era el dios sumerio de la luna. Otros sostienen que el nombre puede significar simplemente «¿Quién es ese?», por lo que se evitó ofender a un hebreo piadoso.

Te puede interesar: ¿Qué son los arcángeles en la Biblia?

Abednego o Abed-Nego o Azarías en la Biblia

A Azarías, otro joven hebreo llevado cautivo a Babilonia, cuyo nombre hebreo significa «Jehová ha ayudado», también se le cambió el nombre a Abednego que significa «siervo de Nebo».

Nebo era el principal dios adorado en Babilonia. Por esta razón, muchos creen que los escribas judíos cambiaron «Nebo» por «Nego», para que el nombre no honrara a una deidad pagana.

Sadrac, Mesac y Abednego diez veces mejores que todos los magos

Aunque no encontramos mucha información sobre Sadrac, Mesac y Abednego. No obstante, podemos hacer una idea del perfil de estos hombres. En el primer capítulo del libro de Daniel, tenemos la descripción sobre la llegada de los jóvenes hebreos a Babilonia.

Entre estos jóvenes se encontraban Ananías, Misael y Azarías, además, por supuesto, de Daniel.

Como dijimos antes, recibieron nombres babilónicos (Daniel 1:7). El cambio de nombres era una práctica muy común en la época, y solía indicar el comienzo de una nueva etapa en la vida.

Daniel 1:7

Originalmente, aunque esto no implicaba necesariamente deshonra, sabemos que los nombres hebreos de los jóvenes hacían referencia al Señor.

Sus nuevos nombres babilónicos posiblemente hacían referencia a las divinidades paganas de la región, por lo que, tal situación era muy difícil para aquellos jóvenes, y desde el punto de vista crítico, podemos entenderlo como deshonra.

Junto con Daniel, los tres jóvenes también se negaron a comer los manjares de la mesa del rey y a beber del vino que se les servía, y solo se les dio de comer verduras y agua.

En un principio, se mantuvo un periodo de prueba de diez días. Al final de los diez días, Daniel, Ananías, Misael y Azarías estaban más robustos que los otros jóvenes que siguieron siendo alimentados en el banquete real (Daniel 1:10-16).

La Biblia dice que Dios dio a los cuatro jóvenes conocimiento e inteligencia en toda la cultura y sabiduría (Daniel 1:17).

Después del período de preparación al que se sometieron, los cuatro jóvenes fueron llevados por el jefe de los eunucos a la presencia del rey Nabucodonosor, y entre todos los demás no había ninguno que se pudiera comparar con los cuatro amigos (Daniel 1:18-20). Y fueron hallados como diez veces mejores que todo mago y astrólogo.

Vea aquí: ¿Qué significa Elohim en la Biblia?

Ananías, Misael y Azarías oran con Daniel por la interpretación de un sueño

En el capítulo 2 del libro de Daniel, tenemos el registro de cómo tuvo lugar la interpretación de Daniel del sueño de Nabucodonosor.

Aunque no son figuras centrales en este episodio, ya que solo se mencionan brevemente en el versículo 17, Ananías, Misael y Azarías aparecen desempeñando un papel clave en esa situación.

Como hasta entonces nadie había interpretado su sueño, Nabucodonosor ordenó matar a todos los sabios, incluidos Daniel, Sadrac, Mesac y Abednego.

Cuando se enteró de esta orden, Daniel pidió a Arioc, jefe de la guardia del rey, tiempo para poder presentar la interpretación del sueño. Entonces Daniel se fue a su casa y les contó a sus compañeros lo que estaba sucediendo, y juntos intercedieron ante Dios por la interpretación del sueño.

Más tarde, a petición de Daniel tras interpretar el sueño de Nabucodonosor, Sadrac, Mesac y Abednego fueron ascendidos a un puesto administrativo en la provincia de Babilonia (Daniel 2:49).

Vea también: ¿Quién era Mefiboset? La Historia de Mefiboset en la Biblia

Sadrac, Mesac y Abednego en el horno de fuego

En el capítulo 3 del libro del profeta Daniel, encontramos la narración que hace mayor hincapié en Sadrac, Mesac y Abednego.

En aquella ocasión, Nabucodonosor hizo una gran imagen de oro y ordenó su adoración y quien se negara sería arrojado al horno de fuego ardiente (Daniel 3:1-7). Este tipo de horno era usado para fabricar ladrillos, pero también era usado para hacer ejecuciones (Jeremías 29:22).

Sadrac, Mesac y Abednego se negaron a la orden del rey, entonces fueron denunciados y llevados ante Nabucodonosor. El rey antes de ejecutarlos, trató de persuadirles para que se postraran ante su imagen, sin embargo la respuesta de los tres hombres fue una expresión de fidelidad a Dios y de confianza en su voluntad.

Sadrac, Mesac y Abednego se negaron a adorar la imagen sin importar las consecuencias de su increíble decisión.

Un colerizado Nabucodonosor ordenó que el horno fuera calentado siete veces más de lo habitual y que se arrojaran a los tres hombres (Daniel 3:19).

¿Qué pasó dentro del horno de fuego?

Sadrac, Mesac y Abednego fueron atados con sus mantos, túnicas y sombreros y fueron arrojados al horno de fuego.

El horno estaba tan caliente, y la intensidad de las llamas era tan grande, que los hombres encargados de arrojarlos al horno acabaron muriendo con solo acercarse a él (Daniel 3:22).

Sadrac, Mesac y Abednego cayeron atados en el horno. Entonces, Nabucodonosor se asombró, pues en el mismo instante, comenzó a ver a cuatro hombres sueltos caminando dentro del fuego, sin ningún daño, y según Nabucodonosor, la apariencia del cuarto hombre era como «un hijo de los dioses» (Daniel 3:25).

La expresión «hijo de los dioses» era común en el mundo antiguo y podía referirse a seres celestiales. En este caso concreto, la Biblia deja claro que era un ángel. Muchos estudiosos identifican a este ángel como el «Ángel del Señor», y también consideran la posibilidad de que haya ocurrido allí una aparición de Cristo antes de su encarnación.

Ante este hecho sobrenatural, Nabucodonosor llamó a Sadrac, Mesac y Abednego para que salieran del horno. A pesar de estar en un horno tan caliente, ni siquiera el pelo o la ropa de los hombres se chamuscaron.

Entonces, Nabucodonosor reconoció la grandeza del Dios de aquellos hombres e hizo un decreto para que cualquiera que blasfemara contra el Dios de Sadrac, Mesac y Abednego fuera cortado en pedazos (Daniel 3:28-29).

Sadrac, Mesac y Abednego dentro de la lista de los heroés de la fe

La Biblia nos informa que Sadrac, Mesac y Abednego fueron prosperados por el rey Nabucodonosor el cual los bendijo en la provincia de Babilonia (Daniel 3:30).

El libro apócrifo 1 Macabeos 2:59 cita a Ananías, Misael y Azarías, y en la epístola a los Hebreos (Hebreos 11:34) se recuerda el ejemplo de fe de estos hombres frente a la fuerza del fuego en el capítulo que presenta la lista conocida como «Los Héroes de la Fe».

¿Qué podemos aprender de Sadrac, Mesac y Abednego?

La fe mostrada por estos hombres debe ser un ejemplo para todo creyente, es por eso que podemos aprender las siguientes lecciones:

1. Debemos tener una verdadera identidad. A pesar de que estos tres hombres vivieron en un país extranjero y con sus nombres cambiados, nunca perdieron su verdadera identidad. Esto nos muestra que incluso en tiempos de gran adversidad, debemos esperar en la ayuda del Señor Jesús.

2. No debemos vendernos al mundo. Incluso frente a las comodidades ofrecidas por Nabucodonosor, los tres jóvenes mantuvieron sus principios, decidiendo no contaminarse. Por desgracia, hoy en día muchos creyentes en las primeras tentaciones del mundo caen en pecado.

3. Debemos permanecer fieles a Dios. Incluso viviendo en medio del paganismo, los tres jóvenes permanecieron fieles a Dios. Muchas personas argumentan que es difícil servir verdaderamente a Dios en un mundo depravado,pero la historia de estos jóvenes nos muestra que la verdadera fe en Dios es inquebrantable.

4. No debemos apostatar nuestra fe. Una gran enseñanza es que quien tiene la verdadera fe, prefiere la muerte a la posibilidad de apostatar. El verdadero siervo de Dios confía en el Señor aunque le cueste la vida.

Finalmente, el testimonio de estos tres jóvenes fue tan extraordinario que Nabucodonosor, un hombre pagano, reconoció el poder de Dios. Entonces, te pregunto ¿Cuál ha sido tu testimonio ante los incrédulos?, ¿Puede el pecador ver a Cristo reinando en tu vida?

Te recomendamos el siguiente video sobre Mesac, Sadrac y Abednego.

Te puede interesar:

Quién era Eliezer en la Biblia

¿Quién fue Eliezer en la Biblia?

¿Conoces la historia de Eliezer en la Biblia? ¿Sabes quién fue este hombre y lo que hizo por Abraham e Isaac? Si quieres ...
Leer Más
Quién era Quedorlaomer en la Biblia

¿Quién fue Quedorlaomer en la Biblia?

Quedorlaomer era el rey de Elam y gobernó por un período de doce años, es mencionado en la Biblia en ...
Leer Más
Quiénes eran los filisteos en la Biblia

¿Quiénes eran los filisteos en la Biblia?

¿Conoces la historia de los filisteos en la Biblia? ¿Sabes quién fue este pueblo, cuáles fueron sus origenes y su fin? Si quieres ...
Leer Más
Quiénes eran los amorreos en la Biblia

¿Quiénes eran los amorreos en la Biblia?

¿Conoces la historia de los amorreos en la Biblia? ¿Sabes quién fue este pueblo, cuáles son sus origenes y por qué se ...
Leer Más
Qué es Sodoma y Gomorra en la Biblia

¿Qué es Sodoma y Gomorra en la Biblia?

¿Conoces la historia de Sodoma y Gomorra en la Biblia? ¿Sabes las historias de estas dos ciudades y el motivo por el ...
Leer Más
Quién fue La Manasés en la Biblia

¿Quién fue Manasés en la Biblia?

Como lo mencionamos en nuestro artículo del Rey Manasés, la Biblia menciona a dos principales personajes con este nombre, y ...
Leer Más