Salmo 120

El Salmo 120 hace parte del «gran Hallel» (Salmo 120-134) y presenta al Salmista rodeado de impíos amadores de la guerra y la maldad.

¿Qué dice el Salmo 120 en la Biblia?

Cántico de los peregrinos.

1 En mi angustia invoqué al Señor,
    y él me respondió.

Señor, líbrame de los labios mentirosos
    y de las lenguas embusteras.

¡Ah, lengua embustera!
    ¿Qué se te habrá de dar?
    ¿Qué se te habrá de añadir?

¡Puntiagudas flechas de guerrero,
    con ardientes brasas de retama!

¡Ay de mí, que soy extranjero en Mésec,
    que he acampado entre las tiendas de Cedar!
¡Ya es mucho el tiempo que he acampado
    entre los que aborrecen la paz!

Yo amo la paz,
    pero si hablo de paz,
    ellos hablan de guerra.

NVI

Reflexión
  • En momentos de angustia y temor derrama tus oraciones a Dios, él responderá a tu clamor
  • No te canses de hacer el bien, aunque te encuentres rodeado de personas vengativas y rencillosas. Vence con el bien el mal
¡Atención!
  • La lengua mentirosa ocasiona dolores en nuestra vida, aléjate de aquellas personas que no te motivan a la fe y la esperanza que tenemos en Cristo Jesús

Explicación Salmo 120

El Salmo 120 hace parte del «el Gran Hallel» y comprende del salmo 120 hasta el salmo 136. Similar al «Hallel egipcio» (Salmo 145 – 150) y al «Hallel final» (Salmo 145-150). Estos salmos son canticos de ascenso que cantaban camino a la subida de Jerusalén los peregrinos. (Alrededor de 825 m de elevación) en tres fiestas anuales (Los panes sin levadura, pentecostés o cosecha y la fiesta de los tabernáculos (Éxodo 23:14-17).

Al parecer los canticos comienzan muy lejos de Jerusalén (Mesec y Ceder) y van acercándose a Jerusalén hasta que los peregrinos finalmente llegan al templo y completan su adoración (Salmo 134). Se desconoce el autor y las circunstancias, sin embargo se puede observar que el salmista vive en un lugar rodeado de incredulos deseosos de guerra y no de paz.

Bosquejo Salmo 120

  • Petición del Salmista (Salmo 120:1-2)
  • Acusación del Salmista (Salmo 120:3-4)
  • Lamento del Salmista (Salmo 120:5-7)

Principales versículos salmo 120

  • Salmo 120:1 – Líbrame de los labios mentirosos … la lengua de los incrédulos trama destrucción y practica el engaño, el salmista ora a Dios para se pueda estar alejado de ese tipo de personas que puedan herirlo (Salmo 52:2-4).
  • Salmo 120:4 – Puntiagudas flechas de guerrero … Las mentiras y las acusaciones fraudulentas se asemejan a flechas destructoras en dos cosas, en el dolor por ser flechado por una lanza y dos por el dolor de sentirse quemado por el carbón de la madera de enebro (arbusto que crece en el desierto que puede llegar a medir hasta cinco metros).
  • Salmo 120:5-7 – El salmista vive en un lugar rodeado de incrédulos que desean y viven en guerra y no aceptan su deseo de paz y tranquilidad.